jueves, 2 de diciembre de 2010

Quién dijo miedo?



En este tiempo de crisis y despidos, de escaseces e injusticias... ¿Por qué piensan que el miedo es la manera de luchar contra el enemigo? De hecho ¿quién es el enemigo?


¿Se piensan que con miedo harán que suba la producción? ¿Que el trabajador vaya más concienciado a trabajar? ¿Que el parado busque trabajo con un mínimo de ilusión, que es lo que se le presupone?


Sí, señores, nos han amenazado seriamente con el despido, a mi y a todos mis compañeros de tajo.

Y van...no-sé-cuántas veces a lo largo de 4 años de trabajo precario en una gran empresa nacional. La primera o segunda vez se me cayó el mundo encima. Las 7 u 8 amenazas de despido restantes las he vivido con resignación, asco, depresión, ironía, cabreo...

Y hoy, la décima vez que han amenazado con echarme, exigen que haga un esfuerzo (más) por la empresa... Y he sentido lástima...pero no por mi, sino por ellos.

También he sentido curiosidad: la próxima amenaza...¿qué será lo que experimentaré?

Terminarán echándonos, claro, pero de puro aburrimiento.


Están tan equivocados...

2 comentarios:

R.Holiday dijo...

La que tiene miedo soy yo....no sabes lo duro que me resulta tomar la decisión de tener que echar a alguien,aunque leído lo leído,me temo que en tu empresa se lo toman como un pasatiempo ¿no?...

en fin,ánimo,una tía con ese talento que tienes tú nunca debe sentir miedos laborales!!!!
:)
Abrazo jazzero.

volare dijo...

Ya me imagino, y es que debe ser un marrón considerable. Y son cosas que se ven venir. Al trabajador le fastidia, pero en una empresa relativamente pequeña las cosas están claras: si no hay clientes, no hay negocio. Por eso, a no ser que de verdad tengas un trabajador que esté torpedeando a la empresa, te agobia tener que decir a alguien que se vaya y NUNCA le echarás la culpa de que el negocio vaya mal.


Mi empresa es una de las más grandes del país, y como todas, sufre la crisis de las narices profundamente. Pero una cosa no quita la otra y es que están haciendo las cosas con los pies: hay más jefes que indios, se incentiva al vago por llevar más años en la empresa y se exprime al pobre imbécil del escalón más bajo. Nada nuevo bajo el sol, pero que encima al pobre desgraciado le echen la culpa de que las cosas no vayan bien, manda huevos...

Di que nada va bien y que hay que prescindir de personal, di "tu trabajo ha sido bueno, pero no nos salen las cuentas..." Pero que en condiciones extremas de sueldo y horarios (de los curritos, no nos engañemos), encima el jefe amenace como un déspota con el despido y responsabilice al pringao de una mala gestión quitándose toda responsabilidad... pues a mi me llevan los demonios.

En fin, pasa en todas las grandes empresas y hay miles como yo, pero bueno, ya me he desahogado... :)