jueves, 12 de agosto de 2010

Momentos-de-Felicidad-loca


No me había dado cuenta, pero a final de cada año, mido el cómputo de alegrías o tristezas por la cantidad de Momentos-de-Felicidad-Loca obtenidos a lo largo del año.

Que qué es eso? Pues es ese momento en el que ríes y lloras sin tino, te invade una sensación de plenitud y de FELICIDAD y piensas que no podrías disfrutar más en ningún momento ni lugar del mundo.


Sonará un tanto estadístico, pero pienso que un año ha merecido la pena con uno sólo de esos momentos. Si no recuerdo ninguno en los 365 días, es que el año ha pasado sin pena ni gloria. No quiero contar cuando además, hay más de un recuerdo triste...


El año pasado tuve uno de esos momentos. Fue el día más caluroso del verano. Hacíamos un pasacalles en un pueblecito alrededor de unas 60 o 70 personas, con instrumentos y disfraces. Eso ya era motivo de alegría.
Hacía tanto calor que comenzamos a pedir agua a la gente que salía a los balcones para vernos. Y los cubos de agua fresca comenzaron a caer sobre nosotros, que estábamos sudorosos y asfixiados. Gritabamos: ¡agua! cada vez con mayor intensidad y la felicidad iba en aumento a medida que los vecinos nos empapaban. Todos, conocidos y desconocidos, terminamos agarrados de las manos o abrazados sin un motivo aparente, simplemente porque nos apetecía, por sentirnos acompañados.


....y entonces llegó el gran regalo: en el día más caluroso del verano...comenzó a llover.



Y fue tal la felicidad colectiva que aún me dura la sensación. No sé cuánto tiempo duró: 5, 10, 15 minutos... Saltamos, gritamos, reimos y lloramos a la vez y nuestras lágrimas se mezclaban con las gotas que caían del cielo.



Pero había algo raro: el cielo estaba completamente despejado. No nos dimos cuenta hasta un buen rato después. ¿Qué pasaba? Al final descubrimos a un vecino con una manguera estratégicamente escondido en una azotea... una de las personas que más feliz me ha hecho y no la conozco de nada.





Pues bien. Este año llevo DOS Momentos-de-Felicidad-Loca, momentos en los que personas desconocidas me han hecho la mujer más dichosa del mundo.



Voy en busca de un tercero, o un cuarto, o un quinto antes de que acabe el año... qué sé yo.



Espero que encuentre alguno en mi cita anual con Danzas sin Fronteras, que es donde viví el que os acabo de describir...





3 comentarios:

Rose Holiday dijo...

yo necesito unas cuantas dosis de esas....en plena vorágine de bolos verbeneros,curro y más curro...que ya no puedo maaaaaas...
;Me alegro de leerte,guapa,y espero que disfrutes de muchas lluvias regaladas en estos días..
;)

volare dijo...

Linda! Yo me voy a dar un homenaje "bailón" después de dos semanas intensas de bolos y curro (y aún quedan más!!).
Tú cuídate, míma mucho esa pedazo de voz y en cuanto puedas, date una escapadita y desconecta!
Tengo varios post tuyos retrasados y con ganas de contestar...!
besazo chata!

la granota dijo...

Precioso el momento y preciosa tu manera de contarlo :)